Trapecio superior: ¡sobre evaluado, siempre señalado, y muy malentendido!

13 minutos. Publicado en Cuello
Escrito por Adam Meakins info

Existe una cultura dentro de la fisioterapia de culpar a un músculo específico cuando existe algún dolor o problema musculoesquelético. Músculos como el psoas, los glúteos y el transverso del abdomen han sido culpados, criticados y satanizados durante años por ser o demasiado activos, poco activos, débiles, o no funcionales. Un músculo al que se culpa frecuentemente del dolor de cuello y hombro es el trapecio superior, sin embargo, creo que el pobre trapecio superior no merecer estas críticas y por eso quiero profundizar hoy en este músculo un poco más.

Muchos fisioterapeutas intentan decirme que el trapecio superior de sus pacientes son la causa y la razón de sus problemas de cuello, hombros y espalda. Los oigo decir que este músculo está demasiado tenso o demasiado activo y que hay que relajarlo y liberarlo, y que los ejercicios que fomentan la actividad trapecio superior son malos y deben evitarse.

Sinceramente creo que lo que dicen es un montón de basura, y creo que la mayoría de las personas con síntomas en el trapecio superior primero, no sólo tienen dolor debido al músculo trapecio superior en sí, sino que también creo que tienen que hacer exactamente lo contrario de lo que a menudo se les aconseja hacer. Creo que la mayoría de los que tienen sensaciones dolorosas en los trapecios superiores necesitan cargarlos, fortalecerlos y ejercitarlos más, no menos, y no creo que necesiten estirarlos o masajearlos o pincharlos con una aguja para que se sientan mejor.

Creo que el dolor del trapecio superior, que al mismo tiempo se encuentra tenso o hiperactivo, se debe a muchas razones y causas, como el dolor referido de otras áreas, el estrés, la ansiedad, pero también debido a la falta de capacidad, tolerancia y resistencia a las fuerzas y demandas diarias que se les imponen. Creo que los trapecios superiores duelen no porque estén trabajando demasiado, sino porque no pueden seguir el ritmo del trabajo que tienen que hacer, y creo que evitar la carga de los trapecios superiores es un gran error en quienes tienen dolor en los trapecios superiores de forma continuada.

imagen

 

Anatomía y Biomecánica

Vamos primero echa un vistazo al musculo trapecio y su función más detalladamente. El trapecio es un músculo grande, ancho y plano situado en la parte de atrás de su cuello, hombros, y parte superior de la espalda. Es el músculo más superficial de la parte superior de la espalda y se inserta en la base del cráneo, el extremo lateral de la clavícula, la parte superior de la columna vertebral y la escápula, además se inserta en todas las vértebras de la columna cervical y dorsal.

El trapecio está compuesto por tres porciones, superior, media e inferior. Estas porciones son a menudo descritas independientes en su función sobre la escápula, con la porción inferior realizando movimientos de depresión hacia atrás y hacia abajo, la porción media realización una retracción, y la porción superior elevando y rotando la escápula hacia arriba.

Sin embargo, esta es una forma muy simplista de ver las acciones de un músculo, ya que ningún músculo funciona de forma aislada, y ninguna parte de un músculo funciona de forma aislada de sus otras partes. Esto es especialmente cierto en el caso de las diferentes partes del músculo trapecio si tenemos en cuenta que todas ellas tienen un suministro nervioso común procedente del nervio accesorio espinal.

La forma en la que un músculo se mueve es debida a su suministro nervioso, sus orígenes y uniones de inserción, pero también a la orientación y el ángulo de sus fibras musculares, y esto es lo que un estudio de Johnson y Bogduk analizó para el trapecio en 1994 (ref). En este trabajo, describieron el ángulo y la orientación de las fibras del músculo trapecio superior y mostraron cómo estas están en desventaja anatómica para crear una rotación hacia arriba de la escápula cuando el brazo está en posición neutra.

imagen

Describen cómo las fibras superiores del trapecio necesitan la ayuda de las fibras inferiores y medias para rotar la escápula hacia arriba, demostrando cómo estas diferentes partes del mismo músculo no trabajan de forma aislada. También describen cómo el músculo trapecio no puede rotar o elevar la escápula por sí solo, y cómo necesita la acción acoplada de muchos otros músculos, como el serrato anterior, para crear el movimiento de la escápula.

El músculo Trapecio en realidad mueve la escápula contrarrestando las fuerzas musculares de otros músculos que actúan sobre ella. Por ejemplo, cuando elevamos el brazo, el serrato anterior intenta tirar de la escápula lateralmente alrededor de la pared torácica. A unos 30° de elevación del brazo, las fibras inferiores del trapecio se resisten a este movimiento de la escápula, haciendo que empiece a inclinarse hacia arriba; una vez que empieza esta rotación hacia arriba de la escápula, las fibras superiores ayudan a que continúe la rotación hacia arriba y la elevación.

Así pues, se podría afirmar que la rotación hacia arriba de la escápula en las primeras fases del movimiento del brazo se produce más por la acción del serrato anterior y la contraacción de las fibras inferiores del trapecio que por la contribución de sus fibras superiores. Sólo una vez que la escápula ha empezado a rotar hacia arriba, las fibras superiores del trapecio entran realmente en juego.

Creo que esto tiene algunas implicaciones para algunos de los ejercicios comúnmente prescritos por los fisioterapeutas y entrenadores que se cree que influyen en diferentes partes de los trapecios. Por ejemplo, ¿el encogimiento de hombros con los brazos a un lado realmente trabaja los trapecios superiores tan bien? ¿Y los ejercicios de “fijación” de la escápula que piden a las personas que tiren de sus escápulas hacia atrás y hacia abajo realmente trabajan los trapecios inferiores tan bien?

Yo diría que no, y creo que encoger los hombros con el brazo a un lado NO es la forma más eficiente de cargar los trapecios superiores. Algunas investigaciones de Tania Pizzari lo apoyan ya que observaron a sujetos realizando encogimientos en posición neutral o con los brazos a 30º de abducción y encontraron que los trapecios superiores en la posición de abducción tenían más actividad que en la posición neutral (ref). Tampoco creo que decirle a la gente que tire de los omóplatos hacia atrás y hacia abajo antes de mover los brazos sea una buena manera de ejercitar el trapecio inferior o cualquier otra cosa.

 

Electromiografía

¿Pero qué pasa con todos esos estudios de electromiografía (EMG) que muestran una actividad adversa del músculo trapecio en personas con dolor de hombro y cuello que muestran “sobre actividad” en sus trapecios superiores cuando se comparan con los que no tienen dolor? (ref, ref, ref, ref)

Bueno, por mucho que aprecie el trabajo realizado aquí por algunos investigadores bien conocidos, prominentes y prolíficos en el mundo del dolor de hombro y cuello y la rehabilitación, creo que ellos y muchos otros han malinterpretado lo que la EMG puede y no puede decirnos sobre la fuerza, la función y la capacidad de los músculos. También creo que esta investigación ha conducido a lo largo de los años a una cultura dentro de la fisioterapia de confiar demasiado en los estudios de EMG, culpando a músculos como los trapecios superiores de forma injusta e inexacta.

Lo primero que hay que tener en cuenta con los estudios de EMG es que el dolor puede afectarlos por muchas razones. Un músculo doloroso no tendrá una señal de EMG similar a la de un músculo no doloroso. Esta señal de EMG alterada en un área dolorosa no nos dice nada sobre la causa, el origen o la razón de las sensaciones dolorosas.

Los siguientes estudios de EMG que analizan la actividad del trapecio superior suelen utilizar la EMG de superficie, que está bien para los músculos superficiales, como los trapecios, pero pueden ser propensos a captar señales eléctricas de los músculos más profundos que se encuentran debajo. A menudo, la ubicación del electrodo de EMG en la parte superior del trapecio es alrededor del polo superior de la escápula, que también coincide y puede captar la actividad del elevador de la escápula. Por lo tanto, ¿podrían algunas de las lecturas de EMG de la parte superior del trapecio observadas en algunos de estos estudios deberse en realidad a un aumento de la actividad del músculo elevador de la escápula?

image

Sin embargo, el factor más importante y a menudo ignorado que hay que tener en cuenta en la investigación de la EMG es que no puede informarnos, y no lo hace, de forma fiable sobre la fuerza de un músculo o su capacidad para producir fuerza. La EMG mide la actividad eléctrica de un músculo o su excitabilidad neural, y aunque existe una correlación entre el aumento de la excitabilidad neural y el reclutamiento de unidades motoras musculares y la actividad de las fibras musculares, esto NO significa que podamos determinar cuánta fuerza puede producir un músculo basándonos únicamente en la lectura de la EMG (ref, ref).

El hecho de que un músculo registre una lectura de EMG alta no implica que este músculo sea capaz de producir una fuerza elevada, y a la inversa, el hecho de que un músculo registre una lectura de EMG baja no implica que este músculo sólo pueda producir niveles de fuerza bajos. Los músculos fuertes pueden registrar lecturas de EMG bajas y los débiles pueden registrar lecturas de EMG altas.

Creo que muchos han entendido y malinterpretado muchos estudios de EMG a lo largo de los años hasta pensar que una actividad alta o excesiva en un músculo significa que es fuerte y una actividad baja significa que son débiles. A partir de esto, ha nacido una cultura de rehabilitación y ejercicios correctivos que tiene su origen en la investigación de la EMG, como la estabilización de la escápula, con un enfoque excesivo en el fortalecimiento del trapecio inferior y el estiramiento del trapecio superior, lo que creo que es ineficaz y debe cambiarse.

 

Fortalece no estires

La mayoría de las personas que veo con sensaciones de dolor en el cuello y/o en la parte superior del cuello no tienen una parte superior del cuello fuerte, sino que tienen una parte superior del cuello intolerante a la carga, fatigada y/o debilitada. Por lo tanto, creo que la mayoría de las personas con sensaciones de dolor en el trapecio superior, independientemente de la causa o el origen, necesitan ejercicios de fortalecimiento del trapecio superior, no estiramientos.

También creo que aquellos a los que se les dice que tienen discinesia de la escápula y que necesitan hacer ejercicios de estabilidad de la escápula centrándose en los trapecios inferiores también están perdiendo el tiempo. De hecho, toda la noción de ejercicios de fijación de la escápula, forzando los omóplatos hacia atrás y hacia abajo antes de mover el brazo, no tiene ningún sentido para mí.

También creo que muchos terapeutas que atienden a personas con dolores de cuello u hombros han olvidado y pasado por alto una función muy importante de los trapecios superiores y es su capacidad para descargar y redistribuir las fuerzas lejos de la columna cervical. Cuando se observa la anatomía de los trapecios superiores, se puede ver que la mayoría de sus fibras se unen al tercio distal de la clavícula y la orientación de estas fibras significa que cuando se contraen giran la clavícula comprimiendo tanto la articulación acromioclavicular como la esternoclavicular. Creo que esta acción puede ayudar a transferir las cargas del brazo y el hombro a través de la clavícula, hacia el esternón y la caja torácica, y posiblemente lejos de las estructuras cervicales irritadas.

Por este motivo, creo que los ejercicios de trapecio superior deberían incluirse también en muchas de las personas con problemas relacionados con el cuello, ya que un trapecio superior más fuerte y resistente podrían ayudar a descargar las estructuras cervicales irritables, o quizás a mejorar la capacidad de estas estructuras para tolerar mejor las cargas y las fuerzas.

 

Haz encogimiento de hombros como un mono

A menudo prescribo ejercicios de fortalecimiento de los trapecios superiores a quienes tienen problemas de cuello y hombros desde hace tiempo, con ejercicios como elevaciones laterales, remo vertical e incluso encogimientos de hombros y encogimientos de hombros por encima de la cabeza. Sin embargo, uno de mis ejercicios favoritos para cargar los trapecios superiores es un ejercicio que llamo “encogimiento de hombros como un mono”.

image

Los encogimientos de hombros como un mono implican sostener una carga en las manos, ya sean bolsas de la compra o botellas de agua. La idea es llevar esta carga por el lado de tu torso hacia tus axilas como si imitaras la posición de un mono, de ahí su nombre. Esta acción obliga a los codos a salir hacia un lado y hacia arriba, y si añades una acción de encogimiento de hombros al final del rango sentirás que realmente activas el músculo trapecio superior increíblemente como se muestra en la imagen de arriba (nota: ¡las caritas no son necesarias!)

Así que espero haberte hecho reflexionar sobre el pobre y demonizado trapecio superior, que no te apresures a culpar a este músculo incomprendido tan a menudo, y que tal vez te lo pienses dos veces antes de lanzarte a dar masajes, estiramientos o clavar agujas al sentir dolor. Espero haber mostrado también cómo el fortalecimiento y la mejora de la capacidad y la tolerancia de los trapecios superiores pueden ser útiles y no perjudiciales para el dolor cervical sobre todo para aquellos con problemas relacionados con el cuello o los hombros.

📚 Mantente a la vanguardia de la investigación en fisioterapia

📆 Cada mes, nuestro equipo de expertos resume las investigaciones más relevantes en artículos de cinco minutos que puedes aplicar inmediatamente en la clínica.

🙏🏻 Accede a nuestras revisiones de investigación de forma gratuita durante 7 días.

preview image

No olvides compartir este apasionante blog

Déjanos un comentario

Si tienes una pregunta, sugerencia o enlace de alguna investigación relacionada, ¡compártelo a continuación!

Debes estar conectado para publicar o dar like a un comentario.

Recibe actualizaciones cuando publiquemos nuevos blogs

¡Suscríbete a nuestro newsleter ahora!