Lo que la terapia manual puede y no puede hacer

7 minutos. Publicado en Otros
Escrito por Dr Jarod Hall info

Movilización, manipulación, punción seca, masaje, liberación miofascial, estiramiento, trabajo del tejido blando con instrumentos, liberación activa, effleurage, raspado, etc. Hay tantos tipos diferentes de terapia manual que pueden hacer que tu cabeza dé vueltas, que te dé ansiedad por tu falta de experiencia y que te rompan la hucha en la búsqueda de aprenderlos todos. Cada una de estas terapias manuales tiende a centrarse en distintos problemas de los tejidos y muchas de ellas suelen presumir de su propio secreto especial para tratar las disfunciones del sistema musculoesquelético.

Algunas de estas técnicas se enseñaron en la universidad, mientras que otras son técnicas de «nivel superior». Algunas incluso están registradas y sólo se enseñan cuando se ha alcanzado un determinado nivel de experiencia. No es raro ver a los proveedores de muchos de estos enfoques de terapia manual afirmar que su técnica podría resolver los problemas de todos esos pacientes obstinados que no mejoran.

No hay duda de que la terapia manual es un tema atractivo y un conjunto de habilidades valoradas en la mayor parte del mundo de la medicina física. La capacidad de poner las manos sobre alguien con dolor y realizar cambios a corto plazo que le ayuden a sentirse mejor tiene un atractivo increíblemente poderoso. Como fisioterapeutas lo que más queremos no es otra cosa que ayudar a los pacientes que tenemos delante a salir del dolor y volver a las actividades que hacen que su vida sea agradable. La gran pregunta radica en lo que realmente ocurre durante esta intervención de terapia manual, y en si esa técnica que estás realizando está haciendo realmente lo que dices que está haciendo. Entonces, ¿qué es lo que puede y no puede hacer la terapia manual?

Lo que no puede hacer

  • Palpar con precisión y fiabilidad los fallos de posición y movimiento:
    • Bahram Jam et al. hicieron un buen escrito sobre este tema con varias fuentes citadas (1)
  • Determinar con precisión y fiabilidad qué tejido «es la causa del dolor»:
  • Alargar / estirar / deformar los tejidos conectivos como los músculos, los tendones, los ligamentos y la fascia:
    • Hay muchos datos que demuestran que incluso con estiramientos agresivos durante semanas/meses es MUY difícil, si no casi imposible, cambiar la longitud de los músculos o las contracturas en los adultos (2, 3, 4, 5)
    • Evidencia sólida que demuestra lo increíblemente fuertes que son nuestros tejidos conectivos (6, 7, 8, 9, 10, 11)
  • «Liberar» los músculos:
    • ¿Qué significa liberar un músculo? ¿Es un cambio de longitud? ¿Es un cambio en el tono neural? Primero tenemos que definir y acordar qué es la «liberación» antes de poder estudiarla de forma fiable. Una vez que nos pongamos de acuerdo sobre lo que es, tenemos que determinar una medida válida que pueda darnos datos fiables sobre si podemos o no provocar un cambio. Hasta entonces, sólo estamos utilizando una jerga terapéutica que no tiene ningún significado real.
  • Poner los huesos en su sitio:
    • Ok…. sí… podemos recolocar manualmente las articulaciones dislocadas. Sin embargo, esto está más en la línea del modelo de subluxación vertebral que todavía tiene que ser probado después de más de 100 años. Los conceptos demasiado comunes de fisioterapeutas/osteópatas de una costilla bloqueada y una pelvis rotada debido a la articulación sacroiliaca que está «fuera» de su sitio no tienen ningún respaldo fisiológico ni anatómico. Puedes ver un video de 30 minutos que hice sobre el tema de la evaluación y «corrección» de la articulación sacroiliaca aquí.

image

Imagen de Cameron Faller de Modern Pain Care

 

Lo que si puede hacer

  • Inducir efectos biomecánicos periféricos transitorios:
    • Esto se debe principalmente a que es necesario aplicar una fuerza mecánica para iniciar la cadena de respuestas neurofisiológicas que producen los resultados asociados a la terapia manual.
    • En teoría, podemos inducir una reducción temporal de la sensibilidad de los mecanorreceptores periféricos mediante el uso de un ligero toque físico.
  • Aumentar temporalmente el ROM y disminuir el dolor alterando el ascenso de la nocicepción hacia la médula espinal/cerebro:
    • En pocas palabras, se trata de la teoría de la compuerta, propuesta por primera vez por Melzack y Wall aquí.
    • No es nada del otro mundo. Si te golpeas la espinilla contra la mesa e inmediatamente te bajas a frotarla y te sientes un poco mejor, has hecho una terapia manual efectiva y has provocado la activación de interneuronas en el cuerno dorsal de la médula espinal.
    • En algunos casos, puede percibirse un valor significativo en la reducción temporal del dolor de una persona para permitir una participación más cómoda en el ejercicio, demostrando al paciente que su dolor es modificable, y abriendo el debate sobre la sensibilidad de los tejidos frente al daño tisular.
  • Mejorar la alianza terapéutica y ayudar a crear una relación con el paciente:
    • La terapia manual no es necesaria para crear una relación con el paciente o reforzar la alianza terapéutica. Sin embargo, la terapia manual suele proporcionar cierto alivio del dolor a corto plazo (como se ha mencionado anteriormente), lo que puede aumentar la confianza del paciente en el terapeuta, así como su propia capacidad para mejorar.
    • Además, en la actualidad, existe la creencia cultural generalizada de que la terapia manual es útil.
    • Teniendo en cuenta las preferencias y expectativas de los pacientes, el contacto físico entre personas en un entorno sanitario íntimo y de confianza puede ser a menudo una forma beneficiosa de crear alianza, confianza y comprensión.
  • Alterar la activación de las regiones supraespinales críticamente implicadas en la experiencia del dolor humano:
    • Esto suena realmente extravagante, pero en realidad no es más que una parte del efecto placebo (12, 13, 14).
    • Se puede presentar un sólido argumento ético a favor de aprovechar todos los aspectos inespecíficos e indirectos de la interacción entre el paciente y el profesional sanitario para maximizar la posibilidad de un efecto de tratamiento más sólido cuando se trata de experiencias subjetivas como el dolor.

 

Esta lista no es, desde luego, una relación exhaustiva de todas las formas posibles en que la terapia manual puede y no puede ejercer un efecto e influir en el dolor. Siendo realistas, varios de estos aspectos pueden desempeñar un papel muy secundario en la modulación del dolor, y es probable que haya muchos más mecanismos en los que la terapia manual pueda impartir un cambio en el sistema dinámico de un ser humano que experimenta dolor y que aún no hemos descubierto ni medido con estudios bien diseñados.

Intenta evitar escuchar lo que NO estoy diciendo. No estoy tratando de decir que uno debe dejar de usar la terapia manual en su práctica, ya que muestra tener algunos pequeños efectos consistentemente y es a menudo una expectativa dentro de la atención de muchas personas (leer mucho más sobre esto en el blog «Mark y Jarod odian la terapia manual» ). Sin embargo, lo que digo es que los aspectos biomecánicos de la terapia manual que probablemente te enseñaron y sobre los que educas a tus pacientes son inexactos en el mejor de los casos y perjudiciales en el peor. Es posible que estés creando un efecto nocebo al presentar la idea de un cuerpo débil y frágil que no puede resistir fácilmente las fuerzas de la vida diaria sin «salirse de su sitio». Dar un paso atrás para considerar lo que la terapia manual puede y no puede hacer es valioso no sólo para su propio pensamiento crítico/razonamiento clínico, sino también para los pacientes con los que interactúa cada día.

OFERTA POR TIEMPO LIMITADO

¡Obtén una clase magistral en vídeo de 2h de duración sobre la Terapia Manual en el siglo 21 GRATIS como parte de nuestra promoción especial!

⏰ No te lo pierdas

preview image

No olvides compartir este apasionante blog

Déjanos un comentario

Si tienes una pregunta, sugerencia o enlace de alguna investigación relacionada, ¡compártelo a continuación!

Debes estar conectado para publicar o dar like a un comentario.

Contenido clínicamente relevante

En tu bandeja de entrada cada mes.