Luxación de rótula: es más común de lo que piensas

author

Dr Howard Luks

Orthopedic Surgeon New York, United States.

Esto se publicó originalmente en el blog del Dr. Howard Luks y se compartió aquí con su autorización – ¡Disfrútalo!

Las luxaciones de la rótula son mucho más comunes de lo que pensábamos. Muchas personas asumen que un atleta que siente un chasquido durante una lesión ha roto su ACL (ligamento cruzado anterior). Ahora podemos decir que un cierto porcentaje de estos atletas han dislocado su rótula. Estas lesiones son tan dolorosas como los desgarros del ACL, y requieren atención urgente para asegurarse de que el atleta tenga la mejor oportunidad de regresar al deporte.

Pivotas e intentas acelerar rápidamente hacia la pelota. Tu rodilla reproduce un fuerte crujido. Estás en el suelo, no puedes caminar y te preguntas qué es lo que acaba de lesionarse en tu rodilla. Una sensación de estallido durante la práctica de deportes podría significar que te dislocaste la rótula. Muchas lesiones de rodilla causan un chasquido o un estallido. La mayoría de nosotros pensamos en los desgarros del ACL cuando escuchamos esta historia. Pero las luxaciones de rótula o patela también son muy comunes. La rótula o patela flota en posición en la parte delantera de la rodilla. Se desplaza hacia arriba y hacia abajo en el surco femoral y se mantiene en su lugar mediante músculos y ligamentos. Al ocurrir una lesión por torsión, la rótula puede dislocarse y salir de su ranura. Después de que te retiran del campo de juego, ¿Cuáles son los próximos pasos?

Pivotar durante los deportes pone mucho estrés en la rótula. Lo que la mayoría de la gente no sabe es que muchos atletas que sintieron un chasquido en la parte delantera de su rodilla practicando un deporte tenían en realidad una rótula dislocada. Una dislocación de la rótula ocurre cuando el hueso se desliza fuera de una ranura que normalmente mantiene a la rótula en su lugar. Una dislocación de la rótula puede traer aparejados problemas a largo plazo, como luxaciones recurrentes, lesión de cartílago o cambio osteoartrítico. El tratamiento de una dislocación de la rótula y la necesidad, o no, de una cirugía dependerán de muchos temas que discutiremos a continuación.

Anatomía de la Rótula

image

La rótula o patela es un hueso de forma ovalada que se asienta en una ranura femoral en la parte frontal del fémur. El surco femoral se llama tróclea. La rótula permanece en la ranura de la tróclea debido a dos ligamentos que intentan evitar que se salga. El ligamento que parece causar más problemas es el ligamento patelofemoral medial o el MPFL. Si el MPFL se estira o se rompe, la rótula puede dislocarse. Después de una lesión deportiva traumática, el MPFL generalmente se rompe. Cuando se rompe el MPFL, la rótula ha perdido un soporte crítico para evitar que se disloque hacia el lado externo o lateral de la rodilla.

¿Por qué se dislocó mi rótula?

La estabilidad de la rótula, o su capacidad para permanecer en su posición normal depende de que muchos ligamentos y músculos funcionen bien. También depende de la forma anatómica de los huesos. En total, la estabilidad de la rótula está determinada por:

  • Los músculos del cuádriceps.
  • La anatomía de los huesos – específicamente el surco femoral (tróclea) y la profundidad del surco.
  • La calidad de los ligamentos (MPFL) que sostienen la rótula en su lugar.

Todo lo anterior contribuye a mantener la rótula en su lugar.

1. Los músculos de los cuádriceps deben ser fuertes y bien equilibrados. En ese sentido, también deben serlo los músculos de la cadera y la pelvis. Si esos músculos son débiles, afectarán la estabilidad de su rótula. Por ejemplo. Los músculos débiles de la cadera permiten que el fémur o el hueso del muslo rote externamente (gire hacia afuera). Eso puede poner a la rótula en una posición de riesgo, favoreciendo la salida fuera del surco femoral.

2. Discutir la anatomía de la rótula y el surco femoral en el que se asienta es un tema difícil de entender. Muchas personas tienen un surco femoral en el fémur que no es muy profundo. Así es como naciste. Si el surco femoral o tróclea no es muy profundo, nos referimos a él como “displásico.” Muchos de ustedes, que tienen sus informes de resonancia magnética, pueden notar que dice que tiene una “displasia de tróclea” leve, moderada o grave. La displasia de tróclea significa que el surco en la parte frontal de su fémur no es muy profundo, o quizás es completamente plano. La displasia de tróclea puede tener una influencia significativa sobre si tener o no un alto riesgo de luxaciones recurrentes de la rótula. Además, tener más de una dislocación de rótula y la presencia de displasia de tróclea puede afectar nuestra decisión sobre qué procedimiento quirúrgico podría ser mejor para usted.

3. El MPFL o ligamento patelofemoral medial es la estructura más importante a la hora de determinar por qué se dislocó la rótula. Algunas personas tienen ligamentos más sueltos. En estos casos, un MPFL suelto puede dejar que la rótula salte de la ranura y se disloque. En el deporte, el MPFL generalmente se rompe debido a una lesión en el campo de juego cuando la rótula se disloca. Si se rompe el MPFL, la rótula estará en riesgo de dislocarse nuevamente en el futuro. En la imagen de abajo, el MPFL se ha desgarrado y eso ha permitido que la rótula se disloque sobre el lado lateral de la rodilla.

image

¿Cómo desgarré mi MPFL?

El MPFL puede desgarrarse debido a dos tipos de diferentes lesiones. Estas pueden ser lesiones de contacto o no contacto. Las lesiones por contacto implican que estabas corriendo y golpeaste la rótula o esta fue golpeada por alguien. Si te golpean en la parte interior de la rótula, el MPFL podría desgarrarse, lo que permitirá que la rótula se deslice fuera de lugar y se produzca una rótula dislocada. La lesión más común aparece cuando la rodilla se encuentra flexionada y pivotando. Eso pone mucho estrés sobre el MPFL y puede hacer que se desgarre. Entonces, al igual que en las lesiones del ACL, existen mecanismos de lesión por contacto y sin contacto.

Sabemos que la mayoría de los desgarros del ACL en la rodilla se producen debido a lesiones por giro o giro sin contacto. Lo mismo ocurre con las luxaciones de rótula o patela. Curiosamente, la mayoría de las personas que tienen una dislocación de la rótula no notarán que la rótula está fuera de lugar. Esto se debe a que la rótula a menudo se reducirá o volverá a su lugar justo después de la dislocación. Esto se conoce como una reubicación o reducción espontánea en la que la rótula sale de su lugar y regresa de inmediato al mismo. Algunos de ustedes pueden notar que la rótula está fuera de lugar. Estas son lesiones muy obvias porque la parte frontal de su rodilla se nota muy extraña. En esos casos, un Instructor Deportivo o un profesional médico de la Sala de Emergencias colocarán la rótula nuevamente en posición con un fuerte empujón.

¿Cómo trato mi rotula dislocada?

El tratamiento inicial de una dislocación de la rótula es reducirla. Esto debe ser realizado en el campo de juego por un Instructor Deportivo o por un profesional médico auxiliar. Una vez que la rótula esté en la posición adecuada, necesitará una radiografía para asegurarse de que no haya fracturas presentes. Necesitará muletas y probablemente necesitará una resonancia magnética para asegurarse de que no haya lesionado el cartílago cuando la rótula se salió de su lugar. La forma de proceder después del tratamiento inicial dependerá de si esta fue o no su primera dislocación de rótula o de si ha tenido o no más de una dislocación de rótula. La mayoría de las personas con más de una dislocación de rótula requerirán cirugía. Muy pocas personas necesitarán cirugía para tratar la primera dislocación de la rótula.

El tratamiento para una rótula dislocada dependerá de qué partes de la rodilla se lesionaron cuando la rótula se salió de lugar. Cuando se disloca la rótula, generalmente se rasga un ligamento (MPFL) que la sostiene en su lugar (lea a continuación el análisis sobre la reconstrucción del MPFL). Después de una luxación traumática de la rótula tenemos que obtener una resonancia magnética. La misma no solo mostrará si el MPFL se ha roto, sino que también mostrará si también se lesionó el cartílago de la rótula. Muchos atletas también sufren lesiones en el cartílago de la rótula. Muchas lesiones de cartílago son pequeñas y no requieren tratamiento. Algunas lesiones del cartílago son más grandes y pueden requerir una reparación para disminuir el riesgo de desarrollar osteoartritis.

Esta puede ser la primera dislocación de rótula … para otros, puede que sea la segunda o la tercera. Dependiendo de las estructuras que haya lesionado y cuántas luxaciones haya tenido, se determinarán las opciones de tratamiento. En deportistas con más de una dislocación de rótula a menudo se aconseja la cirugía. El tipo de cirugía necesaria para detener la dislocación de la rótula dependerá de su anatomía (como se ve en la resonancia magnética) y de la integridad del MPFL.

La mayoría de las personas que se dislocan la rótula notan que la rótula no está fuera de lugar. Esta se reduce espontáneamente. Si notas que la rodilla se sale y se ve diferente o extraña, entonces la rótula aún está dislocada. Esta situación requiere una visita a emergencias si no tiene un instructor deportivo que coloque la rótula nuevamente en su lugar. Cuanto antes se reduzca la luxación de la rótula, mejor.

La rodilla puede hincharse mucho después de la luxación de la rótula, se debe al sangrado interno. El sangrado se detendrá, pero tomará algunas semanas recuperar su movimiento normal. A veces se aspirará o extraerá la sangre de la rodilla, pero eso no siempre es necesario.

image

Si sospechas que tuviste una rótula luxada es muy importante que veas a un profesional médico especialista en medicina deportiva. Muchas lesiones diferentes pueden ocurrir después de la luxación. Sera necesario verificar que no haya dañado el cartílago en la rótula o el fémur. Algunas lesiones de cartílago pueden ser graves y requieren tratamiento, mejor temprano que tarde. También podremos determinar si el MPFL está roto.

Una resonancia magnética es necesaria casi siempre después de una luxación de la rótula. La resonancia mostrará si el cartílago está dañado. La resonancia magnética también mostrará si el MPFL está roto, y también nos dirá más acerca de la anatomía de los huesos. Esto significa que podemos decir cuán profundo es el surco en el que se encuentra la rótula. Usando la información de la resonancia magnética y de nuestro examen podemos determinar el riesgo de una segunda o tercera dislocación.

Tiempo de recuperación de una luxación de rótula

El tiempo de recuperación de una luxación de la rótula dependerá de si fue o no su primera luxación. El tiempo de recuperación también dependerá de si se ha lesionado o no el cartílago en la rótula.

  • Si ha sido la primera luxación dislocación de rótula y no hay una lesión en el cartílago, generalmente se comienza la terapia física poco después de la lesión. La mayoría de las personas que han tenido su primera luxación de rótula no requerirán cirugía. Muchos atletas pueden regresar al deporte dentro de las 6 a 12 semanas posteriores de haber comenzado la terapia.
  • Si ha sido la primera luxación y hay una lesión de cartílago, entonces es posible que sea necesario una cirugía para reparar el cartílago. El proceso de recuperación llevará de 4 a 6 meses para permitir que el cartílago se recupere correctamente.
  • Ahora, si han sido varias las luxaciones de rotula, se debería considerar la cirugía para reparar o reconstruir el ligamento MPFL que sostiene la rótula en su lugar (ver más abajo). La recuperación de la cirugía del ligamento MPFL puede llevar de 6 a 10 meses antes de considerar el regreso al deporte. Hay otros procedimientos disponibles para estabilizar la rótula para evitar más luxaciones. La resonancia magnética nos ayudará a guiarnos para determinar qué procedimiento es necesario para dar la mejor oportunidad para tener una rótula estable.

¿Requiere cirugía la luxación de la rótula?

La cirugía para la luxación de la rótula puede ser complicada. Después de haber tenido más de una luxación, es probable que necesite una cirugía para evitar que la rótula vuelva a luxarse. El tipo de cirugía que necesite dependerá de el examen físico y dependerá de los resultados de radiológicos y los hallazgos de la resonancia magnética. Muchas rótulas inestables pueden repararse con cirugía para corregir o reconstruir únicamente el ligamento MPFL. Si la resonancia magnética indicara otros problemas, entonces es posible que se deba considerar procedimientos adicionales para reparar la rótula a fin de evitar que se disloque nuevamente.

Sólo para repasar. Determinar si necesita cirugía para una luxación de rótula implica muchas consideraciones diferentes. Tenemos que determinar:

  • ¿Fue la primera dislocación?
  • ¿El cartílago se encontraba dañado?
  • ¿Es necesario reparar el cartílago?
  • ¿Está roto el MPFL?
  • ¿La anatomía ósea afecta al riesgo de recidiva?

La mayoría de las personas que han tenido sólo una luxación y no tienen ningún daño en el cartílago no necesitan cirugía. Deben reposar para que el MPFL intente sanar por sí solo. A continuación, se propone física para rehabilitar la rodilla.

Si existe una lesión de cartílago reparable, es probable que los cirujanos le sugieran una cirugía para reparar el cartílago y reparar el ligamento MPFL al mismo tiempo.

Reconstrucción de MPFL para una luxación de rótula

El MPFL es el ligamento ubicado en la rodilla que sostiene la rótula en su posición correcta. Es el ligamento que evita que la rótula se deslice lateralmente y se luxe. Si hay inestabilidad recurrente de rótula, por ejemplo. la rótula se ha luxado más de una vez, entonces el MPFL no estará trabajando correctamente y se habrá estirado demasiado. Para restablecer la estabilidad de la rótula, se debe considerar una reconstrucción del MPFL. Durante una reconstrucción del MPFL, recrearemos el ligamento que evitará que la rótula se luxe de nuevo.

En la imagen de abajo, puedes comprobar que el MPFL está unido a la rótula y al músculo del muslo o fémur.

image

Durante la cirugía para una reconstrucción del MPFL crearemos un pequeño orificio en el fémur. Ese orificio estará en un lugar muy específico. Determinamos dónde está ese lugar utilizando una máquina especial de rayos X durante la cirugía. Una vez que determinemos dónde está el orificio, colocaremos ahí el nuevo ligamento y lo fijamos con un tornillo. Ahora que el nuevo ligamento está unido al fémur, necesitamos unirlo a la rótula. El nuevo MPFL debe tener al menos dos puntos de sujeción en la rótula. Por lo general, cosemos o suturamos ese nuevo ligamento a la rótula. Con el tiempo el nuevo ligamento cicatrizará sobre el fémur y a la rótula.

Para aquellos que están considerando una cirugía para una luxación de rótula, elegir a un buen cirujano es muy importante. No muchos cirujanos tienen la experiencia necesaria para maximizar las posibilidades de éxito.

Tiempo de recuperación de la reconstrucción del MPFL

Después de la cirugía del MPFL, será necesario un cierto tiempo para que el dolor y la inflamación disminuyan. Colocamos un soporte ortopédico a la rodilla durante algunas semanas para limitar su flexión. Dentro de las dos semanas siguientes comienza la terapia física. No se podrá doblar la rodilla más allá de 90 grados durante dos o tres semanas. Después ese periodo de tiempo la fisioterapia entra en acción.

Toma de 6 a 10 meses recuperarse de una reconstrucción del MPFL y ser capaz de volver al deporte. Tratar de volver al deporte demasiado pronto después de una cirugía de MPFL pondrá en alto riesgo la integridad de la cirugía.

Mensaje final:

Si existe más de una luxación de rótula, se debe considerar la cirugía para reparar o reconstruir el MPFL (ligamento patelofemoral medial) para minimizar el riesgo de otra nueva luxación. Cada vez que la rótula se luxa, existe el riesgo de que dañe el cartílago. Por lo tanto, es una buena idea reparar la rótula para evitar más daño después de su segunda luxación.

Creamos este vídeo que ayuda a entender nuestra toma de decisiones cuando consideramos qué tipo de operación podría ser mejor para la luxación de rótula.

En futuras publicaciones, profundizaré en las diversas técnicas quirúrgicas utilizadas para evitar que la rótula se luxe nuevamente. Este es un proceso muy complicado

¿ESTÁS AL DÍA CON LA INVESTIGACIÓN MÁS RECIENTE?

Número #17 - ¡Revista de Noviembre ya disponible!
En este número encontrarás:

Predicción de éxito en la cirugía de ruptura meniscal
Dolor de hombro relacionado con el manguito rotador
Manejo y prevención de las lesiones por estrés óseo
Cambiar la narrativa sobre el cuidado de la OA de rodilla
Pruebas de control sensoriomotor cervical para el dolor de cuello
Epicondilitis lateral del codo
Fuerza y entrenamiento de fuerza en Rehabilitación
Tratamiento de la tendinopatía de Aquiles en corredores
Cuestionario de creencias para evitar el miedo
Ejercicio para el dolor crónico en la parte baja de la espalda
Actividad física durante la hospitalización
Nocebo, hiperalgesia y expresión del dolor

Prueba nuestro servicio sin compromiso durante 7 días, si después de una semana no quieres ser un fisioterapeuta actualizado, puedes cancelar tu suscripción sin coste alguno.

MÁS INFO

Sobre el Autor

author

Dr Howard Luks

Orthopedic Surgeon New York, United States.

Howard Luks es cirujano ortopédico en Nueva York. Estableció por primera vez su presencia digital hace casi 10 años. Su objetivo es proporcionar información sensible, fácil de entender y útil para aquellos con lesiones de rodilla y hombro en todo el mundo. Su sitio ha recibido millones de visitantes a lo largo de los años, y continúa produciendo y actualizando el contenido de su sitio para mantener al día sobre sus opciones, a personas de todo el mundo. Su mantra ... trata al paciente, la resonancia magnética aún no ha sido adoptada por muchos de ellos.

Mi clasificación

Clasificación en la red

Comentarios

Si tienes una pregunta, sugerencia o enlace de alguna investigación relacionada, ¡compártelo a continuación!